De Ópticas y Otros Negocios: Carta de Ministro Mañalich EMOL

De ópticas y otros negocios

DR. JAIME MAÑALICH Ministro de Salud

Señor Director:

El Tribunal Constitucional se ha manifestado por amplia mayoría a favor de poner término a la exclusión que impedía que en ópticas se habiliten consultas en las que se pueda prescribir lentes.

Vale la pena recordar que el Código Sanitario en Chile habilita para esta actividad, prescribir lentes, solo a médicos oftalmólogos y a tecnólogos médicos con mención en oftalmología (TMO). Los técnicos denominados optometristas, y titulados generalmente en otros países, no están habilitados para esta actividad en Chile y en ningún caso el fallo del Tribunal Constitucional debería interpretarse en una línea de que ahora sí lo estarían.

Habilitar consultas en una óptica, dependiente en su operación de la empresa que comercializa lentes, impone inmediatamente un riesgo de una ‘súper canela’. Es decir, que la remuneración de estos profesionales esté vinculada al margen de utilidad que esta prescripción tiene para la óptica.

Esto no va en el camino correcto de permitir un mejor acceso de salud a la población, sino que impone un riesgo sustantivo de sobreindicación solo con fines comerciales.

Más preocupante es que el fallo del Tribunal Constitucional podría fácilmente extenderse a que las farmacias de medicamentos pueden tener consultas médicas dentro de sus dependencias, y definir la renta de los profesionales con el mismo mecanismo de comisión.

Es una política central de gobierno garantizar el acceso de medicamentos de alta calidad y mínimo precio para toda la ciudadanía. Es fácil prever el riesgo de inducción de demanda hacia productos de alto margen que esta práctica podría generar.

Los fallos de Tribunal Constitucional deben ser acatados, independientemente de que corresponda generar todos los mecanismos de fiscalización para que quienes no tienen las calificaciones profesionales ejerzan ilegalmente, o que se generen estímulos que en definitiva aumentarán el gasto de bolsillo de las personas en salud, con indicaciones que, en el mejor de los casos, tienen una dudosa relación precio/beneficio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *